lunes, 20 de junio de 2011

¿Qué tal lleváis lo de potenciar vuestra diosa interior? yo no sé si sería cosa de mi afrodita o no, pero el viernes por la noche tuve una velada muy, muy especial. Me fui de cena con mi chico y después de una riquísima comida, descubrimos un nuevo bar donde tomar unas copillas. Música de los 80 y ambiente marchoso pero sin agobios. Iban sonando canciones y cada una nos llevaba de vuelta a recuerdos y anécdotas de nuestras primeras salidas nocturnas, de nuestros primeros ligues, de nuestras primeras borracheras...

El caso es que tanto flash back tuvo sus efectos. Quizás fue el recuerdo de esos primeros escarceos y besos robados, el caso es que empezamos a besarnos y ¡uff! ¡menudo beso!


En serio, será porque llevamos ya mucho tiempo juntos y seguramente ya no dedicamos tiempo a besarnos de verdad, o será porque la música nos hizo sentir distintos, o será porque mi afrodita interior estaba juguetona. O quizás es que, como os contaba en el post anterior, prestar atención a los sentidos desde el principio (con una buena cena, por ejemplo) te predispone a sentir más y mejor todo el resto.

Será... ¿qué opináis vosotr@s?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cuéntame qué piensas